Venta y alquiler de extintores: conozcamos las diferencias

venta y alquiler de extintores

Aunque el fuego, en general, tiene principios y comportamientos predecibles; los combustibles que los alimentan pueden ser drásticamente diferentes. Por esa razón, cada uno requiere de un material de combate específico. De allí nace entonces, la importancia de dirigirse a una venta y alquiler de extintores con suficientes conocimientos.

Clases de incendio

Una rápida referencia establece que los de clase A son causados por combustibles sólidos (plásticos, madera o cartones); los B tienen un origen líquido (pintura, aceite o gasolina); los C corresponden a los gases inflamables (propano y butano); y, los D serían los más raros porque los provocan metales capaces de arder, normalmente en forma de polvo, como aluminio y magnesio.

Modelos de extintores

En todo cilindro se encuentran las especificaciones del producto e instrucciones detalladas de uso. Sin embargo, para saber cómo funcionan, se ha de entender primero qué principio activo utilizan y cuáles resultarían los más adecuados en cada caso. Así, las clases existentes son, de:

  • Agua: apropiados si lo que está en llamas es un sólido, siempre que no haya electricidad expuesta. No se usa con combustibles líquidos, ya que éstos flotarían por encima neutralizando el efecto.
  • Agua pulverizada: similar al anterior en alcance y limitaciones. Procede tenerlo cerca de aquellos ambientes en lo que no existe cableado expuesto, por ejemplo, patios y jardines.
  • Espuma: perfecto para combatir llamas de tipo A y B. No puede usarse en presencia de energía eléctrica no aislada.
  • Polvo: el tipo más recomendado para casas y oficinas. No es conductor de energía y se utiliza en las deflagraciones de sólidos, líquidos y gases.
  • CO2: al ser un gas funciona asfixiando la lumbre, sin dejar restos de ningún tipo. Esto lo vuelve especialmente apto para áreas donde hubiere maquinaria u objetos, que se dañarían si fueran empapado con agua o cubiertos de polvo.

De todas formas, conviene destacar que si no está seguro de cómo operar el aparato o cuando la situación todavía sea controlable con un extintor, el curso de acción más prudente es ayudar con la evacuación de la zona y llamando a los bomberos.